viernes, 4 de mayo de 2018

"Luces y sombras de Valle-Inclán", conferencia a cargo de Dña. Beatriz de Arce.

El jueves, 3 de mayo, y enmarcada en el II ciclo de conferencias del IES Pablo Gargallo, tuvo lugar la conferencia “Luces y sombras de Valle-Inclán”, a cargo de Dña. Beatriz de Arce, exprofesora del Departamento de Lengua de nuestro instituto. 

La ponente comenzó presentando el contexto histórico del autor para acercarse, posteriormente, a su figura como autor y a su obra literaria. Lamentó que Valle Inclán no esté incluido en el programa de Lecturas de la asignatura de 2º Bachillerato, a pesar de que sus ideas siguen vigentes hoy, en una sociedad acuciada por problemas económicos y políticos. La pérdida de las colonias en ultramar, la crisis económica, las reivindicaciones de Cataluña y País Vasco, el desinterés de la clase política por gobernar... son el contexto histórico en el que surge la Generación del 98, movimiento literario influido por el Parnasianismo y el Simbolismo franceses. 

A continuación, y con un discurso riguroso a la vez que ameno, la ponente ofreció una visión de la evolución personal y literaria de Valle-Inclán, desde sus comienzos en el Modernismo hasta el esperpento. De familia adinerada y poseedor de una vastísima formación cultural y libresca, Valle-Inclán se inició en el mundo de la interpretación teatral pero tuvo que abandonarla porque perdió un brazo en una riña, fruto de su temperamento pasional.

Ya en la estética del esperpento, la profesora de Arce repasó algunas de sus obras teatrales: Divinas palabras (terrible historia basada en la deformación de un niño) y Luces de Bohemia (1920) que supone la teorización y la declaración por parte de su autor de la técnica del esperpento que ya existía en pinturas de Goya o en cierta visión quevedesca. Ver a “los héroes reflejados en un espejo cóncavo, deformado y que resulta grotesco”, en palabras de la profesora, es la esencia de la nueva estética que, a través de la ironía, provoca el distanciamiento de las situaciones, mostrando héroes grotescos y ridiculizados, en definitiva, esperpentos. De ello se sirve Valle-Inclán para criticar a la sociedad y a los políticos de la época.
Finalizó el repaso de sus obras con la mención de la novela Tirano Banderas en la que Valle-Inclán refleja el mundo hispanoamericano, conocido por el autor a través de sus estancias en México . En ella, nuevamente, ofrece una visión distanciada y deformada de las peripecias inverosímiles vividas en una república inventada. 
Beatriz de Arce concluyó su conferencia con una valoración de la figura del genial escritor Valle-Inclán, destacando no sólo su aportación literaria por la creación de un nuevo género, el esperpento, sino por un dominio prodigioso del idioma, tan solo comparable a Cervantes. También destacó este autor por la importancia que las acotaciones tienen en sus obras teatrales -calificadas de cinematográficas-, cuya complejidad dificulta la puesta en escena de muchas de sus obras. 
Para finalizar, la ponente -tras indicar que Valle-Inclán es un personaje lleno de contradicciones (extremadamente católico y anticlerical), que vivió una vida intensa, inmersa en los libros y la literatura, que no dejó indiferente a sus coetáneos y que, en nuestros días, resulta “incómodo” por lo crítico que es- concluyó su conferencia con la siguiente cita:

“Nada será que no haya sido antes. Nada será para no ser mañana. Eternidad son todos los instantes, que mide el grano que el reloj desgrana”.
Ramón Mª del Valle-Inclán. 












No hay comentarios:

Publicar un comentario