viernes, 22 de diciembre de 2017

II Ciclo de conferencias "Los jueves del Gargallo" - Francho Beltrán y "La lengua aragonesa"

El jueves, 21 de diciembre, y dentro del II Ciclo de Conferencias:”Los jueves del IES Pablo Gargallo”, tuvo lugar la conferencia “La lengua aragonesa a cargo de D. Francho Beltrán Audera, geólogo y diplomado en Hidrología Subterránea. Ha trabajado como Jefe de Sección de Planificación de Espacios Naturales del Gobierno de Aragón y como meteorólogo en el Gobierno de Navarra. Actualmente, es Jefe de Servicio de Política Lingüística del Gobierno de Aragón.
De manera amena, el ponente indicó que, en la actualidad, el 2% de la población aragonesa sabe hablar aragonés; en Zaragoza capital, más de 7000 personas lo hablan.
De manera muy visual y atractiva,  hizo un repaso histórico de la situación lingüística en Aragón. Indicó que el aragonés fue lengua oficial durante varios siglos. Fue utilizada por  los reyes de Aragón, la Corte y la Cancillería hasta el siglo xv; además, fue la primera lengua románica a la que se tradujeron los textos clásicos. A partir de 1412, el aragonés desapareció de los textos escritos casi por completo y entró en un período oscuro. En 1707, Aragón fue reducido a las leyes de Castilla, por derecho de conquista, y se prohibió cantar y representar piezas que no utilizaran el castellano. En el siglo XXI ha habido ha habido un pequeño resurgir y un tímido reconocimiento del aragonés, a pesar del período de la dictadura de Franco, en el que utilizarlo se consideró “hablar basto”.  Esta situación, unida a la despoblación, ha provocado la pérdida del aragonés, que no tiene grafía ni gramática unificada.   
Hoy en día, se ha publicado una gramática en aragonés, diccionarios, discos, topónimos… han surgido asociaciones muy activas, congresos, tertulias… y se ha producido una tímida y débil presencia institucional; una lengua, sin apoyo institucional, acaba muriéndose.
El aragonés está en peligro de extinción. Un 1% de la población habla el aragonés con naturalidad, unos pocos lo conocen pero ya no lo van a pasar a sus hijos y un porcentaje menor lo ha aprendido voluntariamente. Es necesario que se impulse adecuadamente para que, gracias al cariño y a la afectividad, no se pierda.





No hay comentarios:

Publicar un comentario